La primera separación y el inicio de la socialización

12718132_445732435622969_7281042317906037447_nHace unas semanas  una mamá  preguntaba mi opinión en relación a la entrada o no de su criatura en una escuela infantil, tenían muy claro que no querían llevarlo a una guardería. En este caso el centro elegido realiza un periodo de adaptación de cortos espacios de tiempo en l@s que la familia permanece cerca de l@s pequeñ@s mientras exploran el nuevo lugar antes de dejarlos allí. Desde la crianza ecológica somos conscientes de las distintas y variadas necesidades que pueden llevar a una familia ha separarse de la criatura en una fase tan tierna de su desarrollo y, llegado el caso esta parece ser una buena opción. Es muy común pensar que a partir del primer año este es el mejor lugar para una criatura, así podrá jugar con otr@s niñ@s y si además el lugar  cuenta con sala de motricidad, experimentación, jardín, etc ¿Que más podemos pedir? De esta forma much@s bebés todavía en su exterogestación son ingresad@s en centros infantiles antes de los 3-4 años.

Si partimos del proceso de maduración humana, si estamos interesad@s en cuidar del desarrollo biopsicológico infantil, y hasta ahora se han visto satisfechas todas las necesidades fisiológicas de la díada, el inicio de la socialización llegará alrededor de los 3-4 años. De una forma muy natural serán l@s propios niñ@s los que busquen y expresen su necesidad de salir del entorno familiar para seguir ampliando su mundo y sus relaciones. Antes de este momento, el deseo anticipado de separarse de la familia podría deberse a otros motivos. En los primeros años de la vida lo que más se desea y necesita es estar con aquella  persona o personas a las que se está vinculado, ell@s son l@s que nos protegen y alimenta nutricional y efectivamente, de ahí que de forma natural una criatura de menos de 3 años no sea capaz de establecer el vínculo seguro con más de 3 o 4 personas.  Nacemos tan unid@s a nuestras madres que si no hay cambios que modifiquen la maduración, precisaremos de unos 36 meses para acabar el proceso de separación- individualización, como demuestran las investigaciones de MARGARET MAHLER sobre la Simbiosis humana que asegura el desarrollo optimo de esta fase inicial.Separación -individualización MahlerImaginemos una niña de 2 años a esta edad nos encontramos dentro de lo que se conoce como la  fase oral,  en este tiempo todavía necesitamos estar cerca de nuestra familia, más que nada, porque en el caso de de vivir una experiencia desagradable el organismo infantil todavía es tan inmaduro que no puede autorregularse emocionalmente por si mismo. Necesita de otro cuerpo que le mire con cariño, que le abrace, que le escuche,  para calmarse; necesita su voz,  su presencia, su contacto, etc.  En los últimos diez años las neurociencias han revolucionado el estudio del desarrollo temprano del cerebro que sufre estrés,  que los profesionales sabemos que ya desde el embarazo, los primeros años de la vida tiene grandes influencias en el desarrollo posterior.

Desde la concepción hasta el final de la lactancia, nos encontramos en un periodo sensible donde se están consolidando las bases para el funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Lo que quiere decir que la forma de percibir de nuestr@ hij@ se  irá construyendo gracias a sus vivencias y emociones, o lo que es lo mismo a cómo sienta. Estos años son claves para el desarrollo su carácter, la posterior forma de relacionarse e incluso para el grado de capacidad intelectual que alcanzará. Las criaturas necesitan con frecuencia amor y  presencia de forma constante y recíproca. Su desarrollo depende de ello. De esta forma alejarse de la figuras nutricias antes de los 3 años, puede hacer aparecer diferentes emociones asociadas al miedo a la separación:   la inseguridad, la depresión, la ansiedad, etc;  sentimientos que probablemente vuelvan a repetirse en momentos posteriores a lo largo de nuestra vida, ante distintas situaciones de pérdida o separación.

¡Recordar siempre que un periodo de adaptación optimo, no nos da la seguridad de que el niñ@ quiera volver tod@s los días! Además hasta los 6 años es posible ampliar las experiencias motrices, perceptivas y relacionales de nuestr@s hij@s sin la necesidad de ir a una escuela infantil o guardería.

Cris, candela y gael

También puede suceder que cuando le contemos a esta misma niña de 2 años que la escuela es el lugar donde podrá jugar con otr@s niñ@s, se ponga muy contenta y nos diga que si ¡Que que quiere ir! Aquí es muy importante poner conciencia en que su cerebro todavía no esta lo suficientemente maduro para entender porque lo dejan sol@, a estas edades un minuto puede parecer una eternidad. Así que la mayoría de las veces solo sabremos lo que han vivido mientras no estábamos con ell@s de voz de sus nuevos cuidadores y quien te puede asegurar que es cierto lo que te dicen, sobre todo porque si en verdad se preocupan por el desarrollo de nuestras criaturas lo primero que deberían decirnos es que que con niñ@s tan pequeños lo que toca no es una escuela, es una familia. Madurativamente hablando, nuestr@s hij@s todavía no van a ser capaces  elaborar y recordar mentalmente todo lo que ha sucedido el tiempo que no hemos estado, y lo más probable es que vengan corriendo a abrazarnos. Si nos mantenemos atent@s con el paso de las horas si estamos atentos podremos observar sus emociones puede que los primeros días de separación los notemos más llorones, nervios@s, o enfadad@s. Esta será su manera de expresar como están viviendo su paso por la escuela. Este es un momento crucial por que de no ser escuchados,  el paso de los días les llevará resignarse. De todas formas haber pasado un periodo de adaptación en las mejores condiciones y sin cambios aparentes en sus emociones y en la relación que mantiene con nosotr@s. Cualquier día, en cualquier momento puede tener un conflicto por un juguete, un empujón, etc ¿Quien le ayudará a recuperar su calma, cómo acabará ahora si al buscar ahora a papá o mamá no la encuentra? Sabemos que estas situaciones son difíciles de resolver aunque estemos con ellos, ¿Que ocurrirá si no estamos?

Hay familias que deciden esperar a los 3 o 4 años, momento en el que verdaderamente el  sistema nervioso infantil está mucho más maduro, también puede pasares lo contrario,  y sean ell@s los que sientan miedo y dificultad a dejar sus hij@s con otras personas. Estas emociones  seguramente tengan que ver con nuestra propia historia infantil, ell@s las percibirán, sentirán nuestro miedo y esto les hará aumentar de forma indirecta su sensación de inseguridad. Existe un cordón emocional que une a la criatura con su familia y este no se corta al nacer por lo que es importante que sepamos que aunque intentemos esconder nuestras verdaderas emociones ell@s las perciben.  De este si lo que queremos es establecer una relación sana y equilibrada con nuestr@s hij@s va a ser necesario que nos sinceremos con nosotr@s mism@s y empecemos a reconocer y poner nombre las emociones que estamos sintiendo. Lo mejor es transmitir confianza, si en verdad la sentimos. 

Papa+byn

Nos encontramos en un momento vital en el que las interacciones entre l@s bebés y sus cuidadores tienen consecuencias importantes y duraderas sobre su sistema nervioso. Si no conocemos el desarrollo madurativo infantil y sus necesidades fisiológicas puede ser fácil  que en estas edades tan tempranas de la vida  una criatura pueda vivir tanto la indefensión como la sobreprotección y esto no es lo más saludable ni natural.  Lo que más me gustaría que valorasen y recordasen las familias,  es la importancia de estos primeros años del desarrollo infantil, donde lo principal es favorecer la base de un sistema nervioso, equilibrado, sereno y feliz  el cual  dará forma al mundo interior de cada niñ@.  Gracias a las últimas investigaciones en la ontogénesis humana hoy las familias tenéis la oportunidad de reflexionar y valorar sobre los beneficios y riesgos antes de decidir una separación temprana antes de los 3-4 años. Se podrán encontrar diferencias en el ritmo de maduración de cada niñ@ pero hay fases reconocibles, y llegada esta edad dentro de un optimo desarrollo ell@s serán lo suficientemente autónomos y maduros como para entrar en la socialización y continuar avanzando, experimentando y abriéndose a estas nuevas relaciones a través de las cuales continuaran descubriendo y conociendo el mundo que les rodea.

Más

 


 

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “La primera separación y el inicio de la socialización

  1. Pingback: ¿Por qué proteger y acompañar el desarrollo biopsicológico infantil? PRIMERA PARTE | SALTAMONTES ASUL: Aprendizaje, Sexualidad y biopsicología para todas las edades.·

  2. Pingback: Depresión, desarrollo del cerebro, crianza y salud. | SALTAMONTES ASUL: Aprendizaje, bienestar y bioecología para todas las edades.·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s