VER: ALGUIEN A QUIEN AMAR Y YO SUPERIOR de Cristina Nuñez

El primer paso para empezar a ser conscientes de nuestras heridas infantiles empieza por dar un espacio a nuestras verdaderas emociones.  Me refiero a todo lo que duele y sin darnos cuenta podemos disimular, callar e incluso olvidar,  ya que así era también en nuestras familias de origen. La verdad es no tod@s l@s adult@s hemos tenido una madre o un padre que supiesen permanecer amorosamente junto a nosotr@s mientras, por ejemplo, teníamos una ataque de rabia o lloramos desconsoladamente. Quizás porque para ell@s todavía había sido peor, así que muchas de sin darnos cuenta muchas de ellas nos las vamos tragando, hay incluso quienes ni si quiera las oyen o las sienten. Ese es el caso de los dolores más grandes.

Empezar a escuchar tus verdaderas emociones, es empezar a mirar tu herida infantil, pero también la herida escondida en l@s niñ@s que fueron tus antepasad@s. Es algo que sale de dentro y que te lleva a reconocer que hay una necesidad inexcusable de permitirte expresar y acompañar tus estados de ánimo con naturalidad y sobre todo con muchisima  complacencia, amor y respeto algo que considero una parte fundamental dentro del propio proceso de auto-regulación emocional de much@s de l@s adult@s de hoy.

Es por lo que hoy comparto la conmovedora historía Cristina Nuñez,  una persona valiente y sensible que decidió empezar a tirar del hilo rojo de las vivencias familiares. Estos  2 vídeos: “Someone to Love” y “Higher Self”  son el fruto de este su trabajo personal y profesional.

En el vídeo “Someone to Love” la voz de la artista unifica la secuencia de imágenes, mientras narra la historia de su familia y sus antepasad@s militares franquistas, su infancia “invisible”, su adolescencia como heroinómana y prostituta, su experiencia en los centros de rehabilitación, su emigración a Italia, sus compañeros y sus hijas, el descubrimiento del autorretrato como auto-terapia y su trabajo con su madre hasta la muerte de ésta.

En el vídeo “Higher Self” la artista expone su método de autorretrato terapéutico y su filosofía, afirmando que “la existente separación entre el arte y la terapia es intolerable”. Cristina Nuñez empezó a tomar autorretratos en privado en 1988 para superar problemas de autoestima que le llevaron a la drogadicción en la adolescencia. Esta práctica le permitió dar forma a sus propias emociones y revelar su presencia al mundo y al mismo tiempo, a través de una mirada sin concesiones sobre sí misma, crear un instrumento para proyectar la plasticidad de su identidad en transformación. Estas imágenes se convirtieron en una forma de auto-terapia a través de la cual Nuñez pudo acceder a su “yo” más profundo.

Más

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s