1- La falta de vínculos afectivos compromete la formación inicial del cerebro

Este es el principio de una serie de artículos nacidos de la formación en Ecología de sistemas humanos: crianza ecológica y prevención psicosocial de la escuela de Terapia Reichiana, el resumen del libro Infancia, la edad sagrada, años sensibles en que nacen las virtudes y los vicios humanos  de Evânia Reichert y mis propias vivencias e investigaciones.  Con la misión de obtener respuestas a los procesos por los que devenimos las personas durante nuestra vida, a la vez que informar y prevenir las posibles relaciones  entre diferentes comportamientos, enfermedades y/o trastornos del desarrollo, que en multitud ocasiones tienen su base en las experiencias y los cuidados vivenciados a lo largo de los primeros años de nuestras vidas.

“La prevención de la neurosis en el mundo solo será posible cuando aprendamos a cuidar de quien todavía está san@, de quien aún no fue dañad@: nuestr@s niñ@s”

Wilhelm REich

Mama_dando_pechoLas últimas investigaciones en NEUROCIENCIAS, nos confirman que nacemos increíblemente inacabad@s. El desarrollo inicial del cerebro humano tarda varios años en completarse para preservar sus sinapsis y estabilizar las redes neuronales son vitales los vínculos afectivos. Hoy sabemos que durante los 3 primeros años de vida se da un extraordinario aumento de la producción de sinapsis, por lo que los estímulos motrices y los afectos se vuelven imprescindibles. Si son reforzadas con cariño y contacto perduraran, en caso contrario irán desapareciendo.  ES ALARMANTE, IMPORTANTE Y NECESARIO que las familias conozcan la importancia de esta fase, la más rica y sensible en el desarrollo del cerebro humano. Existe mucha preocupación por la alimentación y la salud física pero muy poca consciencia sobre los daños emocionales y físicos que genera un mala calidad de contacto afectivo.

Nuestra especie es la más racional de todos los reinos de la tierra,  gracias a nuestro NEOCORTEX. Es por eso que nuestra maduración sea mucho más lenta que el resto de especies. El tiempo que necesita nuestro sistema nerviosos para crear una base sana y flexible explica la lentitud del desarrollo infantil. Así es que las tres cuartas partes de nuestro cerebro se desarrollen fuera del vientre materno, directamente expuestas al ambiente exterior (Bradd Shore 2000). ¿Sabias que? “La gruesa capa de mielina que cubre los axones y permite una conexión eficiente de los impulsos eléctricos, no está totalmente formada antes del 6º año de edad y la maduración física del cerebro humano no se completa hasta la pubertad, l@s neurociencias confirman que la falta y el exceso de estímulos pueden afectar seriamente al desarrollo cerebral durante nuestro crecimiento. Desde el momento que somos concebid@s vamos a necesitar un útero psicológico que proteja nuestro desarrollo, mental, emocional y físico así con lentitud y cuidado iran madurando el resto de sistemas que están en formación. Entre los 0 y los 6 años maduraran maduran determinadas aptitudes humanas que se verán afectadas en casos de abandono o exceso de tensión y/o estrés.

Así los PERIODOS PRECIOSOS Y SENSIBLES de nuestro desarrollo son esos espacios en el tiempo en que el cerebro es particularmente eficiente a determinados tipos de aprendizaje. Rima Shore 2000 en sus investigaciones sobre desarrollo inicial del cerebro, señala que cada uno de los lóbulos cerebrales presenta numerosos pliegues y curvas y que no tod@s maduran al mismo tiempo. Los elementos químicos que propician el desarrollo del cerebro se liberan en oleadas, en  las que diferentes áreas entran  en evolución, en una secuencia previsible y en distintos momentos. Si no hay un útero psicológico afectivo y acogedor a la hora de nacer y de criar, el desarrollo perturbado puede afectar a diferentes aptitudes humanas que nacerán con defectos o incluso sbebe-mes-meserán abortadas.

Estar informad@s de las fases del desarrollo madurativo humano y saber con cierta previsibilidad sobre qué es lo que va a madurar primero, nos ayudará a prevenir. Teniendo siempre en cuenta que el momento de la maduración pueda variar un poco de un@s bebés a otr@s, según el tipo de experiencias.

Por ello las distintas fases por las que pasamos los humano son escalones evolutivos, una  escalera por la que inicialmente somos absolutamente dependientes para pasar poco a poco a ser cada vez más autónomos al mismo tiempo que vamos entrando en las distintas etapas de la vida, nacimiento, crianza, infancia, adolescencia, madurez y ancianidad.  Por lo que la primeras fases de la vida de los infantes serán semejantes para tod@s las personas indistintamente de su cultura o lugar de nacimiento. 

CONTINÚA

Más

 

 

Imágenes de google.com

 

Anuncios

Una respuesta a “1- La falta de vínculos afectivos compromete la formación inicial del cerebro

  1. Pingback: 2- El papel decisivo de l@s adult@ y la triste historia de la infancia | Aprendizaje, bienestar y bioecologia para todas las edades GRUPO SALTAMONTES Tlf 606 50 78 13·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s