VER DOCUMENTAL: Los orígenes de la agresividad humana

El origen del comportamiento agresivo es tan primitivo como complejo. Los factores que lo provocan son numerosos y variados, por lo que e necesario  analizar el fenómeno en su conjunto para poder comprenderlo. Este documental ” Los orígenes de la agresividad humana” forma parte del material proporcionado dentro de la formación de Ecología de Sistemas Humanos que imparte la ESTER Escuela de terapia reichiana.
Desde las primeras investigaciones de Wilhelm Reich relacionadas con nuestro carácter, los procesos de maduración humana y nuestros comportamientos, diversos autores, han seguido investigando.  Bajo mi propia experiencia hoy soy consciente de que las investigaciones de Reich son las que más respuesta  dan a mis propias preguntas internas. Y es el proceso de auto-regulación energética,  el estado a través del cual alcanzamos  la propia satisfacción… Y de donde nace la agresividad, como la energía que nos permite alcanzar y cuidar de nuestro bienestar.Muchas veces esta necesidad es contraria la realidad del sistema familiar y social en el que vivimos, donde habitualmente  se nos obliga a reprimir, nuestras emociones, nuestras necesidades orgánicas e incluso nuestros propios instintos… De este proceso nace la cultura.
Al nacer cada niñ@ viene a este mundo con un temperamento propio fruto de las vivencias intrauterinas y las vivencias de sus antepasad@s. Esta energía vital puede ser canalizada por los adultos hacia fines fines constructivos a lo largo de los procesos de desarrollo y aprendizaje infantiles. Si esto no se consigue y sin darnos cuenta bloqueamos el flujo natural de la agresividad, esta podrá transformarse hasta convertirse en violencia y, los impulsos destructivos aparecerían, de forma consciente o inconsciente hacia otras personas, animales, plantas e incluso hacia la propia persona.

Un ejemplo de Agresividad inconsciente son las Alergias “La Alergia: es una reacción exagerada a una sustancia que reconocemos como nociva. El alérgico construye un gran parapeto y constantemente alarga la lista de sus enemigos. Cada vez son más numerosas las sustancias consideradas nocivas y, por lo tanto, hay que fabricar más armas para mantener a raya a tantísimo enemigo”.“Ahora bien, como en el terreno militar el armamento siempre denota agresividad, así también la alergia es expresión de una actitud defensiva y agresiva que ha sido reprimida y obligada a pasar al cuerpo. El alérgico tiene problemas de agresividad que, en la mayoría de casos, no reconoce y, por lo tanto, no puede asumir. En el alérgico, la agresividad es trasladada de la conciencia al cuerpo y aquí se expansiona a placer con ataques, defensas, forcejeos y victorias. Para que la diversión no termine por falta de enemigos, se declara la guerra a las cosas más inofensivas: el polen de las flores, el pelo de los gatos o de los caballos, el polvo, los artículos de limpieza, el humo, las fresas, los perros o los tomates. La variedad es ilimitada: el alérgico no respeta nada, es capaz de luchar contra todo y contra todos, si bien, generalmente, da preferencia a ciertos elementos cargados de simbolismo”. “Muchas veces la agresividad va ligada al miedo. Sólo se combate lo que se teme. ”.Del LIBRO: “La enfermedad como camino” Transcripción pg 56

Actualmente los expertos coinciden en que el factor que más incide sobre la conducta agresiva es el entorno y laVIC1 sociedad. La competitividad, la insatisfacción, el miedo, el fracaso y la frustración son, en gran medida,  los detonantes de conductas agresivas. Es importante destacar que, si bien la agresividad está ligada a la estructura del ser humano, el comportamiento agresivo también se aprende. Por ello, son fundamentales los modelos de conducta durante el proceso de aprendizaje en la niñez, en especial de las personas amadas o admiradas. Es aquí donde la madre, padre o acompañante desempeña una labor fundamental al enseñar a l@s niñ@s a canalizar sus impulsos.

Reconocer y comprender la agresividad:

Agredir a otr@s de forma habitual sirve para perder la estima de los demás y, según el grado de violencia, acabar en prisión.
La represión total de los sentimientos agresivos genera conductas autoagresivas que se traducen en apatía, depresión o enfemedades psicosomáticas.
– En tanto que la agresividad forma parte del ser humano, cierta dosis es necesaria para la supervivencia.

Reich demuestra en sus escritos cómo desde el principio de la vida el ecosistema humano inhibe la agresividad. El niñ@ ve ahogada su capacidad de reivindicación, por lo que ese impulso se va mermando junto con el contacto con algunas de sus propias necesidades básicas. Cómo consecuencia el ritmo biológico se va alterando. Esto implica la pérdida progresiva de la fuerza para mostrar y canalizar el instinto, así  el biosistema va quedando anulado y bloqueado, lo que implica la existencia de un remanente pulsional que puja por salir y que al no poder provoca frustración y un potencial destructivo. “Hemos interiorizado el discurso represivo y censurador externo y lo hemos asociado con nuestro cuerpo, formándose lo que Reich llamaba la pérdida de contacto.” El gran drama de lo humano reside en que estamos en una sociedad que ha perdido su funcionalidad, la conciencia del “para qué”, por lo que en consecuencia, aparece la confusión, la necesidad de establecer códigos, modelos y métodos, y por consiguiente la necesidad de una educación compulsiva para llenar ese espacio vacío. Y desde el principio de la vida nos encontramos con la tendencia a inhibir las manifestaciones innatas infantiles buscando la adaptación normativa y la acomodación al ecosistema humano. Ese mecanismo de adaptación es crucial para entender las manifestaciones destructivas. Adaptarse significa, en gran medida, separarse de la natura, y en dicho alejamiento va implícita una contención y frustración de pulsiones que se convierten en fuerzas reprimidas, pasando del matiz agresivo al destructivo. Se pierde la capacidad de agredir además de extraviar la capacidad de recuperar nuestro espacio, de mostrar nuestra expresividad. “

Como alternativa educativa y relacional  l@s especialistas en crianza ecológica y prevención recomendamos la teoría de la autorregulación (definida por W.Reich y A.S. Neill)  que afirma la necesidad de dejar que desde la vida fetal el biosistema pueda llevar su ritmo, mostrar sus necesidades, saberlas entender, y poner los medios para su adecuada satisfacción.De esta manera el organismo va a poder madurar con una capacidad de contacto en relación con sus necesidades manteniendo el equilibrio con las exigencias sociales. Una  alternativa es compleja, entre otras cosas porque los ecosistemas humanos que interaccionan con el biosistema infantil durante su proceso de maduración u ontogénis son diversos y difíciles de armonizar (familia, escuela,pandillas, medios audiovisuales..) cayendo , en ocasiones en mensajes contradictorios entre ellos, siendo ,por tanto, una alternativa global y donde la responsabilidad es de todo el colectivo, de la suma de sistemas que componen la estructura social.” Texto completo de Xavier Serrano.

Lo que a mí me gusta sugerir a l@s miembr@s de la familia es que empiecen por aprender a reconocer y manejar sus reacciones, sobre todo cuando expresamos sentimientos de de ira, enfado o celos, emociones que habitualmente han sido las más reprimidas. Lo más importante es cuidar que su expresión no sea dañina para al resto de organismos vivos y empezar por practicar un@ mism@ para de esta forma adquirir las habilidades  necesarias que necesitamos para acompañar a l@s más pequeñ@s  en su propia expresión. Lo que nunca voy a recomendar es la anulación de su expresión,  como erróneamente se ha practicado en muchas familias, eliminando de este modo la necesidad natural de expresar la frustración, rabia o llanto, una acción que mantenida en el tiempo acabará bloqueando la fuerza vital que necesitamos para alcanzar los propios deseos.  Sea como sea lo que debemos recordar, si lo que queremos convivir de forma pacífica será: que la obediencia por medio de la fuerza o el castigo,  no van a ser las mejores opciones para que nuest@s niñ@s se conviertan en adolescentes o adult@s conscientes y responsable de sus actos, comportamientos o decisiones.

Más: https://saltamontesasul.wordpress.com/category/vida/sufrimiento-vida/

Fotos: google.es

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s